Dedicado a las personas que son conscientes de que el arte, la poesía, la música y las letras, son los sentimientos que despiertan el alma. A los locos. A los maniáticos. A los perdidos. A los desordenados. A los cobardes. A los distantes. A los inquietos e inquietantes. A los hiperactivos. A los amantes de la Paulaner. A los que surfean. A los desconocidos. A los risueños. A los imaginativos. A los amantes del cine. A los refugiados. A los que odian el queso. A los imperfectos. A los que odian las normas y se salen de lo cotidiano.

Yo también soy una de vosotros.

miércoles, diciembre 31

Aquí estoy, levantándome con los ojos llenos de legañas y sin saber siquiera pronunciar una palabra del sueño que tengo. Haciéndome el café (cargado) dándole al primer botón que he pillado de la cafetera. Odio cuando no puedo separar las pestañas. Buenos días mamá. Se ríe, no me entiende cuando hablo.
Me he liado el primer cigarro del día, casi tan importante como el último, el de encontrar inspiración para saber qué escribir al día siguiente. Me he sentado en la terraza, con mi portátil entre las piernas, y me he enchufado el cigarro. Me dispongo a ver el amanecer del último día del año. 
Ha estado bien, sí, definitivamente ha estado muy bien. Desintoxicaciones a dependencias, gente nueva, festivales en verano, días familiares y mucho aprendizaje sobre la vida en general. Los libros son los que más enseñan. 
La avenida de debajo de mi casa está plagada de taxis a estas horas de la mañana, llegando a su destino o volviendo a su partida. Descansar, el día de hoy tiene una noche larga. 


martes, diciembre 30

Y entonces apareciste tu. Se que podríamos haber sido otras personas, a la vez que las mismas, y no habernos cruzado esa dichosa tarde de verano. En mi boca, la mejor limonada de la historia, en la tuya, un chicle sabor a menta como de costumbre. Agitabas tus caderas como si tuvieras prisa por perder el metro. Me sabia el recorrido de tus días al milímetro, he de reconocer que también me sabia el de tus medias. Y que bien te sienta esa falda, por cierto. "Perdona, ya no se ni por donde voy" dije al chocarnos. La verdad es que iba detrás de tu mirada, hasta que tus pupilas se clavaron en las mías. Sonreíste, fue la primera vez que lo hiciste, y joder que preciosa. 

lunes, diciembre 29

Hay días en los que elegiría no pensar, en los que sería perfecto no tener nada más en la cabeza, solo lo que ven tus ojos, o lo que no ven. Es cierto que las cosas más bonitas no se ven con los ojos abiertos. 
Ahí estábamos nosotros, congelados de frío, en el banco de siempre. Piti arriba y piti abajo. Intentaba hacerme una ligera idea de por qué ahí y no en otro lado decidimos ser infieles a nuestro mundo, pero luego lo entendí: "no había un por qué, y eso era lo importante".
Girábamos la cabeza para ver cuántos segundos tardaba el semáforo en frenar el aceleron de cualquier conductor con prisa, yo mientras tanto, contaba cuantas sonrisas era capaz de darte en ese instante. Jugábamos a darnos palos, uno tras otro, sin medida, sin piedad. Sabes que haces daño cuando te contestan con otra más fuerte. Y te ríes. Joder, que esencial es eso. Reírte hasta que te duelan las costillas. 
Nos robábamos las frases, las copiábamos, les poníamos la esencia de nuestro acento y las soltábamos en el momento más oportuno, o inoportuno,
como cuando se puso a llover. 




sábado, diciembre 27

La luna intenta hacerse más pequeña en ese cuarto menguante, pero la noche es nuestra. Inquieta, me deslizo por el capó del coche como si se tratase de una fina capa de nieve recorriendo mi espalda, pero desgraciadamente no hace frío. Desprendemos tanto calor, que hasta cien metros mas allá, el hombre de la camiseta naranja, ha elegido quitársela. Decido no incorporarme, las estrellas están tan preciosas esta noche, que no merecen ni que parpadeemos. Y entonces ocurre, la puta reina de las estrellas fugaces ha decidido tocarnos los cojones por enésima vez. No, no quiero mas deseos. Siempre viene sin ser invitada. Para mi gusto es demasiado inoportuna.
-¿Qué has pedido?-dijo
-Que el café de mañana sea como siempre-contesté.

martes, diciembre 23

Hoy quiero que me pongas una buena cerveza. El Ducke es el mejor bar para esta pequeña dosis de alcohol. Hoy necesito que suba y baje rápido, como los globos de helio. Sueltas el hilo y sube, pinchas con aguja y baja. Un dedo de espuma para relajarme, y sobre todo, el frío de una buena Calsberg xl para sentirme viva.

Martes, día perfecto para pasear por el puerto e imaginar recorridos en yates en los que nunca llegaré a subir. Imaginar vivir en una lancha, en medio del mediterráneo. Para esto necesito Martini, de modo que, hoy toca Coyote. El camarero pone los hielos mientras observo las barras donde cada noche las chicas deleitan con sus bailes a medio alicante desesperado. Palito con aceituna, eso nunca falla, porque aunque solo sirve para darle sabor, es imprescindible. Un Martini sin ese toque es como un cielo sin sol. Sí, ese martes tenía un gran sol, ácido para mis ojos como el limón de esta grandiosa bebida. Joder, se ha vuelto a caer la pepita del limón al final del vaso, bueno, a la tercera ronda no notaré ese detalle. 

Por favor, lo de siempre. Estaba claro que un sábado a las tres de la mañana no se puede pedir otra cosa que no sea un buen Brugal con coca-cola. Después de haberme recorrido todo el barrio arriba y abajo en busca de mi dignidad cuando tenía trece años, nunca había encontrado este sitio. El ático. Sitio perfecto para la bebida perfecta. Por no necesitar, no necesito ni compañía. Pido fuego. La nicotina entra y sale de mi cuerpo mientras le doy un trago a ese copazo. No me gusta el ron en vaso bajo, Federico ya sabe que necesito un buen copón de los míos para disfrutarlo al máximo. Y qué bonita está la catedral a estas horas de la noche. La aguja de ese reloj se mueve recordándome que mañana va a ser imposible madrugar. Tengo que irme, el amanecer en la playa de San Juan me espera. Gracias Federico, hasta la próxima dosis de melancolía.

Jueves universitario, y yo como siempre, odiando la ginebra. Celebramos seguir conociendo mundo, así que, intentaré conocer nuevas experiencias. Beefeater con tónica por favor, pero pónmelo con una rodaja de naranja, quiero seguir siendo diferente. Entra en mi garganta áspero y fuerte, me cuesta darle el quinto trago. Hago el símil de que este gintonic personalizado es como la honestidad: la odias al principio, porque no te gusta ser tan directa y sincera, pero luego agradeces que te conozcan como eres. La cuenta por favor, el Mulligans se está empezando a petar de críos. 

Último día de la semana, decido que no quiero manta y película de antena 3, necesito locura. Me voy al mejor bar de la provincia para estas cosas. Encima hoy toca conciertazo de rock alternativo. Me senté en la última mesa de al lado del billar del fondo, el Harley siempre reserva esa mesa para mi. Tequila. Mi récord está en cuatro, nunca he logrado hacerlo uno tras otro, necesito el cigarro de en medio. El cantante dedicó alguna que otra canción a su pareja, yo mientras tanto apuntaba sensaciones en una hoja de papel. No entiendo por qué lo hago, supongo que ya es tradición. "Buenas tardes, nos vemos la semana que viene". Siempre intento recordar el nombre del que está detrás de la barra, que es tan común que no logro almacenarlo, siempre lo reseteo. Joder, que rollo llevaba el batería.

Acabemos con agua, tengo que recuperarme después de la hipotensión causada por el alcohol de toda la semana. Cierro los ojos. La resaca del lunes va a ser monumental. 




domingo, diciembre 21

Hoy celebro un gran día, de los pocos que tengo últimamente, y he decidido intentar impresionaros en vocabulario y tinta (electrónica por desgracia) de prosa. 
Hoy celebro mi adelantada, pero por diversas razones, lotería de navidad. Me ha tocado el primer premio, el de no volverte a ver. El de cruzar los pasillos sin miedo alguno de que cabe la posibilidad de también cruzarme con tu mirada, fría y sin sentido como los últimos años. Hoy es el día en el que he decidido perder el anillo horneado con promesas, grabado a fuego después de que las cenizas se las llevase la suave brisa de tus mentiras (escasamente piadosas).
Definitivamente fuiste peligrosamente astuto, intentando hipnotizarme con tus más elaborados trucos. Trucos que no se refieren a magia, porque de eso no había. 
Espero que esa compañera de "cama" te pille con el as debajo de la manga, y que muchas otras consigan darse cuenta del doble fondo de tu caja, o de tu habilidad para trucar la baraja.  


viernes, diciembre 19

Hablemos claro,
y dejémoslo espeso.
Hablemos de drogas duras,
de las que vienen, se van,
y te dejan con la resaca inoportuna.
Que si fumar mata, tu sigue besándome,
ya me llegará el momento de morderme los labios, ya me llegará el momento de quedarme con las ganas,
mis ganas,
tus ganas,
pero al final somos los dos los que salimos perdiendo.
Opino que mejor perdidos que encontrados, ya sabes eso de que si encuentras el norte ya no tienes nada más que buscar.

Buscar, curiosa ironía, recuerdo que te encontré intentando no buscar nada. 

jueves, diciembre 18

Me quedé,
aunque cabía la posibilidad de que igual era lo último que me concedería la vida
o la muerte,
decidí quedarme.
La vida tiene las patas muy cortas,
pero arriesgué.
Me tiré cabeza abajo,
tu decidiste hacerlo boca arriba,
besándome. 
El infierno me sabia a poco,
era el humo lo que me hacía brillar en la luz.
y preguntarás ¿y en la oscuridad?
en la oscuridad solo estaban tus pupilas,
encerradas entre tus pestañas.



miércoles, diciembre 17

Decido empezar en sucio, aunque la suciedad también me recuerda a ti.
No pongas cara de sorpresa,
como la de cada mañana al despertarte,
al despertarnos,
al comernos,
al follarnos.
El desorden de tu vida era lo que ordenaba la mía.
Las cervezas sin acabar, el humo de ese cigarro deseoso de que le den el último calo, el hielo que solo quiere derretirse con ron,
yo,
que solo quiero derretirme contigo.
Los enamorados no necesitamos chimenea para abrasarnos.
Hablo de ser leña, 
ser árbol,
ser hierba que coloca a cualquiera. 


martes, diciembre 16

Nos empeñamos en creer que son los actos los que marcan nuestros días y nuestra piel, cuando en realidad es simple tinta la que nos marca de por vida. Es esa punta que se clava, que algunos le temen por la promesa a gran escala en el tiempo. Esa punta que te penetra la piel y que deja salir la tinta que verás cada mañana y que te dará las buenas noches. Es ese "algo" que te acompañará en tus días buenos y en tus días malos, y te recordará lo que puede que se te olvide. Parece simple tinta, pero ellos saben al igual que yo, que darle palabras sería infravalorarlo. 
"Tatuajes": imágenes o dibujos clavados en la piel que se han puesto de moda, gracias (si se le puede agradecer, que no es el caso) a los artistas que decidieron mancharse la piel creyéndose los más locos del mundo. Es más que mancharse la piel querida Rihanna, o querido Jonny Deep. Es el arte que se queda cuando incluso ya no estás en este mundo, es tu personalidad marcada en una imagen. Es esa mirada de por la calle de los que no saben interpretarlo y el espejo que te recuerda cada mañana por qué estás aquí. Infinitos que te recuerdan que todo puede llegar a ser eterno, diamantes que te recuerdan que brillas aunque te rompas, brújulas que te indican el camino para llegar o para perderte, flechas que te hacen más fuerte, animales que te recuerdan quién eres, lápices que reflejan tu pasado, números que significan momentos grandiosos, coordenadas de sitios que te gustaría que fuesen inmovilizados.  

domingo, diciembre 14

Y entendí que lo que buscaba era recordar. Me engañaba a mi misma creyendo que sería un forma nueva de encarrilar mi vida, pero no, quería dar marcha atrás. A veces no está mal girar la cabeza y rememorar. No me malinterpretéis, no hablo de añorar, hablo de recordar. Recordar algo bueno que se acabó en su momento y que no echas de menos. 
Recordé la suave brisa que recorría sus mejillas, sus pupilas, su cielo, mi infierno. Recordé su hermosa poesía, tanto la que escribía como la de sus labios. Recordé la música que nos hacía ser infieles a nuestros propios principios, recordé incluso los acordes. Esa forma que tenía de hacer que un misero "fa" sonara como una clave de sol. Dichoso sol, nunca quería amanecer después de esas noches tan perfectas, tan nuestras.
Recordé quererle, recordé como fui feliz y cómo me hizo feliz. Recordé cuando pensaba que sería el último así como fue el primero. Recordé como crecimos juntos, (crecer, no madurar, porque nos encantaba ser críos). Recordé como andábamos sin tocar el suelo, como mirábamos al techo, cómo nos olvidábamos del resto. 
Parecía que al recordar, estuviera viviendo una película, que, de hecho, la plasma cualquier libro. No sé si la pluma la sostenía yo y era tu espalda el bloc de notas, solo se que nos quedamos sin tinta. 


sábado, diciembre 13

Y entonces llegas a lugares remotos, llenos de cosas distintas, todo lo contrario a lo de siempre. Y es que lo desconocido atrae digan lo que digan. Olores nuevos, casas nuevas, detalles nuevos, desastres nuevos. Definitivamente los desastres nuevos son la polla. Eso de liarla y pensar que nada importa, que todo queda y que a la vez nada permanece. Tu vida en otra dimensión. 
Tanto por conocer, y el poco tiempo que nos queda. 

viernes, diciembre 12

Dicen que las drogas matan, crean adicción y queman lo que antes ni ardía. Dicen que las drogas te hacen volar con los ojos cerrados, y con tu acompañante bien agarrado. Dicen que las drogas crean dependencia, necesidad, que acaban convirtiéndose en algo que debe formar parte de tus horas. Dicen que las drogas ni te las planteas, es un estímulo seguido de respuesta inmediata. Acción-reacción, y sin decisión. Dicen que las drogas son como los amantes, los que se hacen llamar "los otros". Jodidos ignorantes que no saben que "los otros" son los importantes, con los que pasas las horas indomables y no las muertas, con los que vives y te ríes. Malditas drogas, no se si me matáis o me hacéis vivir. Supongo que esa es mi debilidad, la droga que me hace ignorante. Quiero una sobredosis en toda regla, o en toda raya si os gusta más. 
Dicen que las drogas son como los besos robados e inesperados, los que no piensas. Son como esos besos tras los que dices "por favor, otra ronda". Los besos que no se desgastan, los que no te cansan.
Jodidas drogas que te marean y te dejan enmonado con ganas de más.


miércoles, diciembre 10

Los pequeños detalles son los que importan y los que te hacen dar media vuelta y volver al camino de la alegría. Los pequeños detalles son los más grandes, y lo que parece ser pequeño, es lo que puede llegar a superar el tamaño del universo. 
Esa F de fácil, esa E de esperanza, esa L de lealtad, esa I de inigualable, esa C de constancia, esa otra I de incomparable, esa D de dar, esa A de amistad, esa otra D de dominar el mundo con ellas, esa E de emociones y esa última S de siempre. Ese puto cartel colgado, te hace ver la vida de la forma más sencilla posible, te hace verla con toda la dentadura rozando el aire y con una alta concentración de adrenalina en sangre. Es esa clase de adrenalina que te hace querer más, tener ganas de más, incluso de recorrer el mundo siendo seis sin necesidad de orientación. 
Ellas son la brújula que andaba buscando para por fin perderme. Ellas son la vida que me faltaba.

martes, diciembre 9

Y entonces me di cuenta que la palabra "nadie" era la que me esperaba cada día a la vuelta de la universidad. Me di cuenta de que igual no era especial en la vida de nadie, y que simplemente había sido un seto más en el que mear esa noche de borrachera.
Entendí que la palabra defraudar está en diccionario y que hay que tenerla presente incluso cuando seas feliz. Me grabé a fuego que no sabes quién puede enamorarse de tu sonrisa, pero que tampoco sabes quién te la puede quitar. Que las estacas que más duelen son las que menos te esperas, ya no hablo de que ataquen por la espalda, hablo de que ataquen de frente, sin pensar.
Hay una fuerza increíble en el universo que te eleva, pero también hay otra que va en contra, la gravedad, y desgraciadamente, esa estará hasta el final de los tiempos. 
"Nunca esperes nada de nadie" dice la gente con sentido y con dos dedos de frente, supongo que algo de razón llevan. Eso de que el fuego nunca se apaga, que las cenizas no se vuelan, que todo permanece, y que los abrazos son los únicos recuerdos que no se olvidan...tiene su gracia una vez que "caes del guindo". 
Eso de que 3 por 2 son 6, y que esas son las personas que necesitas, es "una historia de nunca acabar", porque de esos 6, 5 te fallarán. 
Me remito a decir que "mejor solo que mal acompañado", es cierto que hoy la cosa va de refranes, no por melancolía, ni por nostalgia ni mucho menos, sino porque los sabios refraneros nos lo quisieron poner en bandeja. 
¡Comámonos el mundo solos!- la única persona que nunca te va a fallar eres tú mismo. 

viernes, diciembre 5

Hoy hago homenage al grande de Santiuve copiando textualmente sus palabras:

"Me contó que veían nuestros bailes como a la expresión física de las inquietudes, en todas sus variantes, los movimientos espasmódicos que reflejaban nuestra impotencia más humana, los giros alocados eran sin duda nuestra ira, no sólo mera exposición de una habilidad trabajada con empeño, que también, además de un ejercicio físicos riguroso y completo. Me dijo que el rap era la representación de nuestra intelectualidad, improvisando rimas entrenábamos nuestras capacidades neurolingüísticas, enfrentarse a una multitud como maestro de ceremonias ponía a prueba nuestra inteligencia social, y escribir versos reivindicando una situación vivida o incluso a nosotros mismos era un ejercicio vital que todo ser humano que se precie debía practicar alguna vez. Insistió en que el graffiti era nuestro espejo del alma, la disciplina más gráfica del abanico, decía que escribir nuestro nombre en grande formaba parte de nuestro más primitivo deseo de autoafirmación, así como las firmas en los bombardeos, nuestro irrefrenable anhelo de hacernos notar, de hacer constar una identidad, la nuestra, de marcar el territorio, como cualquier animal. De los djs hablaba como de seres todopoderosos, artífices privilegiados con una responsabilidad íntimamente ligada a los demás elementos, ellos controlaban el tempo, la música que a todas horas sonaba para todos, los breaks monótonos y funkys, los loops hipnóticos de baterías que nos procuraban el trance, el bombo y la caja, recordándonos con el dominio del scratch que sonaremos en ambos sentidos, por siempre, que estos tiempos eran nuestros. 
Me dijo que habíamos creado algo maravilloso, y me dijo también que nos habíamos obsesionado con los orígenes del movimiento, que habíamos olvidado por completo un principio natural de nuestro mundo (o que ni siquiera habíamos caído en su cuenta), que las cosas vienen de un lugar y que se dirigen a otros, que, como nos trató de enseñar la historia tantas veces, evolucionar no se trata de abandonarnos a nuestra suerte y mucho menos de tratar de frenar dicha evolución en ocasiones, sino de encauzarla con sabiduría y admirarla"


jueves, diciembre 4

Hoy estamos aquí, mañana puede que no

Es curioso como la vida puede cambiarnos en cuestión de segundos y que nosotros no nos demos ni cuenta. La probabilidad de que nuestra vida de un giro al que nos tengamos que adaptar próximamente, o en el momento, es casi nula pero puede pasar. No hablo de amistades, no hablo de familia, y tampoco hablo del amor: hablo de la vida misma.
Puede que mañana no estemos aquí, que estemos en el lugar al que llaman "infierno" o que estemos a 900 kilómetros de aquí con nuestro gps indicando que quedan "7 horas y 40 minutos" para llegar a casa. Me imagino cómo habrán sido esas 7 horas en el camino de ida...y si, puedo definirlas como catastróficas.
Pues bien, valora lo que tienes, ya que mañana igual no está o eres tu el que no está para disfrutarlo. Siente lo que sientes multiplicándolo por 20, porque igual mañana no tienes el poder de sentirlo. Lucha por lo que quieres, quizá mañana no tengas la opción de poder seguir intentándolo. 
Se feliz, porque mañana puede ser que se te haya acabado el tiempo de serlo. 


miércoles, diciembre 3


Por desgracia, por virtud, o por suerte, aquí estoy. Aquí estoy cada día como si fuera el último, o el primero de muchos. No sé si estoy allí arriba o aquí abajo normalmente, pero estoy, y me gustaría que supieseis por qué estoy.
Mi vida se sustenta en dos pilares, no digo importantes, porque básicamente son únicos: "la familia y los amigos". 
El primer pilar no se elige, es el que te toca, pero aun así, yo lo hubiera elegido cada vez que hubiera vuelto a nacer, sin ninguna clase de duda.
El segundo pilar es complicado: puede llegar a ser tan buena tu elección que pasa a ser del primero, o puede ser tan mala tu equivocación que te puede hundir la construcción. 
Empezaré diciendo ante esto, que no te preocupes, porque nadie sabe elegir. El azar o el destino son unos comodines pueden estar implicados en dicha elección, porque hay veces que son demasiado acertadas, y, queridos lectores, la inteligencia no es nuestra mejor arma en este campo. 


Tenemos que creer, y de hecho, creemos, que cabe la posibilidad de encontrar a nuestra alma gemela. No hablo de amor, hablo de "la media naranja amiga", la que incluso es más importante que el amor o que el matrimonio. 
La media naranja amiga es la que hacemos llamar nuestra "hermana o hermano de otra madre", la que sabe como eres porque es idéntica a ti. 
Las leyes de la física citan, por haberlo comprobado experimentalmente, que los polos iguales se repelen: está claro que no somos imanes, porque los polos iguales encajan a la perfección en la amistad. 
Hablo de entender, de apoyarse, de reírse, de escucharse, de gritarse, de pegarse, de cafés y de un alto porcentaje de alcohol en sangre. Hablo de no fallarse. 
Hablo de estar 24 horas de 365 días al año disponible, y de no tener razón para no hacerlo. Hablo de alegrarse por los logros y ayudar en las caídas. Hablo de caer juntos y levantarse airosos. Hablo. Hablo...realmente tendría que callarme. 
En silencio se ven las cosas de otra forma, porque no todo el mundo tiene la misma perspectiva ante diversas situaciones. No todo el mundo da porque sí, la mayoría "dan por recibir". Supongo que después de tantos años en este mundo, todavía no sabemos el significado de la amistad.

Para mi la amistad es asombrosamente fácil:
La amistad es dar el doble y recibir la mitad, sin que eso te importe.
La amistad es ir, volver, y volver a irte, y que todo continúe como siempre.
La amistad es el último cigarrillo del último paquete, la pequeña droga de ese día de mierda.
La amistad es un "hasta morir en el intento" por esa persona.
La amistad es la familia que hay que cuidar para mantenerla en el pico más alto.
La amistad es la sonrisa asegurada en el momento más triste.
La amistad es demostrar sin que te lo pidan, y movilizar a masas para manifestaciones "anti-depresión". 
La amistad es salir, beber, emborracharte, el rollo de siempre, pero con los de siempre. 
La amistad es el número que obtienes al dividir los dedos de una mano entre dos y haciendo su raíz cuadrada. 
La amistad es la felicidad que te falta.
La amistad es una rubia y una morena unidas hasta el final. 

 gracias



martes, diciembre 2


Joder, con las prisas no te he dado la bienvenida diciembre.
¡que viva el invierno y todos los abrazos que llegan con él!

lunes, diciembre 1

Déjala, ella sabe lo que hace. Sabe que el futuro le espera, y que el pasado la añora.
Sabe que lo único que vence al miedo es la esperanza, y que la esperanza es lo que la define. Ya la conoces, mata por conseguir lo que quiere tener entre sus manos. Solo vuelve hacia atrás para coger impulso, para coger carrerilla. Sabe salir airosa de cualquier situación complicada. Vive por y para el mundo, porque aprendió que ante todo, estaba su familia y ella.
Tiene la virtud de llegar, irse, y dejar su huella. Es el claro ejemplo de que la huella que deja una tigresa no la puede ocupar una "gatita". 
Sus ganas de vencer y de conseguir cincuenta metas en un mismo objetivo, 
son las que la hacen ser quien es hoy.
Déjala, ella no quiere ser especial, pero sin quererlo, lo consigue.

domingo, noviembre 30


"12 grados- lluvia"
El arco iris brilla por su ausencia en esta mañana de domingo a las 9 de la mañana. Dichosos los que pueden disfrutar de este día en lo alto de una montaña, con chimenea y chocolate caliente (preferiblemente "el de la abuela"). 
Hoy sería el día perfecto para que Leiva nos deleitara con uno de sus asombrosos conciertos, bueno, en realidad, con su guitarra y su voz bastaría.
Mi decisión ante qué hacer con estas gotas de agua, es brindar por este día, para que los delincuentes sigan haciendo de las suyas, para que los borrachos hagan de las mías, para que los enamorados besen como en su vida, y para que, los que no quieran sonreír durante la tormenta, encuentren un motivo para hacerlo. 

sábado, noviembre 29

La primera ley de Newton nos dice textualmente que: "Todo cuerpo permanece en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él". 
Tenemos que encontrar dicha fuerza para que nuestra vida sea envidiable, para que nuestra vida, sea corta o sea larga (según nos toque), sea inigualable. O te mueves, o te mueves: no hay vuelta de hoja. 
La vida únicamente es vida, propiamente dicha, si haces algo para que lo sea.
vive

viernes, noviembre 28

Si realmente crees que puedes, ves y consigue lo que mereces. Si deseas algo, si quieres conseguirlo, si sabes que serías más feliz con ese reto en el bolsillo o con ese reto tachado por haber sido cumplido, tienes que ir a por ello. Sí, has leído bien, A POR ELLO. Tienes que ir a muerte, sin descanso, sin distracciones y sin los típicos "mañana lo volveré a intentar". Es tu propio reto, y esto va así: tú lo propones, tú lo consigues
No te voy a negar que sea difícil, de hecho, si crees que vas a pasarlo mal durante el intento, prepárate porque será peor. Vas a levantarte cada mañana deseando que pase el tiempo, deseando que pasen los días para no tener que luchar con los pensamientos que te llevan a abandonar. El conjunto de mente y cuerpo tienden a la estabilidad y al confort, para que me entiendas, "tienden a las tardes de sofá" y van a intentar conseguir eso, van a intentar convencerte de que lo fácil es lo correcto y que cualquier intento fallido no cuenta para nada. 
Un gran campeón, un gran luchador, un gran militar, o incluso o gran científico, sufrieron días de fracaso como los que tenemos nosotros una vez al mes (me atrevería a decir que otros incluso los tienen más frecuentes). El luchador con más musculo, más estrategia, más rabia, más conocedor de los lugares letales donde pegar, es un valiente que te cagas. Ese hombre, probablemente, el día en el que decidió que quería llegar hasta esa meta, estaba acojonado: horarios, entrenamientos, sudor, dietas, resistencia, constancia...Fácil de decir, pero muy complicado de cumplir. Él mismo decidió que eso era lo que quería y que nada ni nadie podría parar su idea, ni un mísero fracaso.  
¿Que cuesta? sí. 
¿Que merece la pena? más que muchas cosas de esta vida. 
Lo que quiero decir, es que es muy fácil proponerse cosas y tacharlas como imposibles; hay gente que incluso se ve tan incapaz, que ni tiene planes de futuro en mente. ¡Levántate cabrón! Hazte feliz a ti mismo. Haz feliz a tu voluntad, a tu constancia y a tus sueños. Plántale cara al espejo, ese mismo que cuando te vio la cara de resaca del domingo susurró: "demacrado"; plántale cara al espejo porque el espejo eres tú, y tú eres tu mayor enemigo. Tú eres la persona que más exigente puede ser contigo mismo porque sabes hasta dónde puedes llegar, y a veces te sorprenderás porque llegarás al doble de lo que creías. Tú eres la persona que se va a esforzar, la que va a sudar, la que va a intentarlo cada día sin saber si quiera si tendrá resultado; pero también serás la persona valiente, la persona que decidió jugársela por ese 2% de posibilidades de que saliese bien. Sorpréndete. Hazte ver y demuéstrate de lo que eres capaz y entonces: TRIUNFARÁS.


lunes, noviembre 24

BIENVENIDOS AL DESASTRE
Hoy voy a dejar claro que la mítica frase de "las mujeres son tal como tienen el bolso" es una leyenda urbana que no tiene ningún sentido.
Yo, personalmente, soy una persona que se puede definir como ordenada. Las tarjetas en su sitio, las llaves en el bolsillo pequeño para ahorrar tiempo, y los apuntes subrayados con una gama de colores completamente definida. Pero, si quieres ver o intentar entender la organización de mi vida, es un puto caos.
Mi cama es un desorden completo, y mi cabeza está a la par. Si me preguntas si hay alguien en mi vida, o en mi cocina, o esperándome en alguna cafetería, la respuesta va a ser de lo menos concisa posible, porque no tendré ni idea de qué contestar. No tengo claras ni tres cosas de las mil que rondan por lo que hacen llamar cabeza (no sé ni como llamar a lo que tengo encima del cuerpo). No sé ni para que la tengo porque no la utilizo ni lo más mínimo. 
Llega un momento en el que el desorden del aprecio ha llegado a un límite en el que no tengo ni la más mínima idea de cómo organizarlo, pero tampoco tengo ganas.
Si me preguntas si hay alguien en mi cama, deshaciéndola o cambiando las sábanas, te diré que no hay nadie, pero que a la vez está llena: llena de extraños que parecen conocidos, o de conocidos que al final resultan ser extraños. 



viernes, noviembre 21

Hoy hace 87 años que la vida me enseñó a ser fuerte. Me enseñó a brillar en solitario, y con mi puño apuntando al cielo. Me enseñó a que los logros se consiguen con gotas y gotas de sudor, pero se consiguen. Me hizo recordar que no hay mal que cien años dure siempre que tú pongas remedio. También aprendí a que lo imposible cuesta, pero solo un poco más que lo que consideran posible. Aprendí que las metas, los objetivos, y los sacrificios, van en la misma partida de bingo, y que la suerte nunca interviene en ellos. Aprendí que tenemos más de siete vidas, pero que con las prisas, nos olvidamos de las demás. Hace 87 años supe que no es el pie derecho quién te levanta el uno de enero con la mayor resaca de tu vida, sino que, te levantan tus propósitos de año nuevo así como te acuestan los resultados obtenidos del año anterior.
Hace 87 años supe que si él puede, y que si gracias a él estoy aquí, 
tengo que demostrar que soy de su misma sangre. 
-Felicidades abuelo-

jueves, noviembre 20

-Hoy toca ser feliz-
Hoy toca quererte por tus pequeños logros, por tus pequeñas metas conseguidas. Tienes que premiarte por seguir de pie y no de cuclillas. Hoy es un día especial, un día en el que te tienes que dar cuenta de que has ganado ese poker con un full, y que dentro de dos días lo ganarás con una escala real. Hoy es el día en el que te tienes que demostrar a ti mismo que rendirse es una palabra que ya no utilizas, que dejaste aparcada hace un par de años con el freno de mano puesto, y encima, la abandonaste. Esa opción de retirada, de "tocado y hundido" ya no existe.
Hoy te toca morirte de ganas de seguir vivo.

miércoles, noviembre 19


El amor es la mayor tontería del mundo. ¿Quién fue el crack que decidió inventarlo? 
Sé que no van a tardar en salir los defensores del romanticismo diciendo "eso no se inventó, surgió". Tremendísimo error que nos hacen creer día tras día.
El amor es para los subnormales a los que les encanta perder el tiempo, porque, permitirme que os lo diga, ni es eterno, ni es quién te va levantar todos los días de la cama, ni es el que te va a animar a hacer lo imposible. Lo imposible no se consigue sentado en la cama dándote besos como si se acabase el mundo, y las discusiones que te hacen dormir en el sofá tampoco te ayudarán a conseguir lo que quieres y por lo que vives. 
El amor nos hace creer que queremos a otra persona más que a nosotros mismos. Permitirme la copia a un gran filósofo "nadie te va a querer más que tu mismo".
La ilusión, la esperanza, las ganas de compartir tu vida, son simplemente variantes de la monotonía de matrimonios que no son felices. El amor no es felicidad (considerando la felicidad como algo duradero). El amor puede ser la famosa frase del café de un lunes a las 8 de la mañana, pero también es el cubata de un domingo a las 4 de la tarde tras una discusión sin abrazo de reconciliación. 
El amor no para terremotos, ni calma tempestades, ni cualquiera de las mariconadas que nos hacen creer. El amor surge de la gilipollez de pensar que no podemos solos, pero os aseguro que solos, sin estar mal acompañados, se vive mejor. 

domingo, octubre 19

"que jodido es verte marchar, pero cómo me gusta mirarte cuando lo haces"


domingo, octubre 12

Cuando vivo ella me escucha,
cuando callo ella es mi musa.
Si las alturas me colocan,
duermo preso en la escritura.
Si decido volar alto, 
mis alas se atenúan
y la brisa de su espalda
es la que nunca sobre actúa.




jueves, septiembre 4

Era la jefa de la cerveza, la capitana de tres navíos rumbo hacia ninguna parte. Era la que ponía mi vida patas arriba con sus sinsentido y sus ganas de tirarlo todo por la borda. Era la que no destacaba si no te fijabas en los detalles, pero en cuanto no sobrepasabas el límite de velocidad, era inevitable mirarla. No, no hablo de su sonrisa, ni de sus ojos color cielo, ni de su boca sabor a miel, ni de sus manos recorriendo mi piel; hablo de que puso boca abajo mi pasado, y elevó mi presente hasta que no supe ni dónde estaba, pero no tenía miedo, me prometió no escaparse a ningún lugar remoto si no era conmigo. Era la azafata que te vendaba los ojos para que no tuvieras ni puta idea de que suelo ibas a pisar, y sobretodo, era la encargada de que eso te diera igual. Conseguía que me pusiera nervioso cuando entraba en la cafetería de siempre, a cien metros de la mesa de siempre...Era eso de que sin mirarla me temblaba ese musculo que nadie le dio nombre. Era la que nunca hubiera elegido porque me asustaba el momento de recaer en la bebida cuando no estuviese, pero mi destino decidió actuar por mí.

"Un white label con hielo"-dijo la que cada noche se acuesta en el lado derecho de mi cama.

martes, septiembre 2

Felicidad en estado puro, bruto, natural, volcánico, ¡Grandioso! Era lo mejor del mundo... Mejor que la droga, mejor que la heroína, mejor que la coca, crack, porros, hierba, marihuana, éxtasis, canutos, anfetas, tripis, ácidos, LSD. Mejor que el sexo, que una felación, que un 69, una orgía, la masturbación, el kamasutra, las bolas chinas. Mejor que la comida y la mantequilla de maní que comía de pequeño. Mejor que la trilogía de George Lucas, que el fin del milenio. Mejor que los andares de Emma Pill, el baile deMarilyn Monroe, la Pitufina, Lara Croft, Naomi Campbell y que el lunar de Cindy Crawford. Mejor que el lado B de Abbey Road, que los solos de Jimi Hendrix. Mejor que el pequeño paso de Neil Armstrong sobre la Luna, el Space Mountain, Papá Noel, la fortuna de Bill Gates, los trances del Dalai Lama, las experiencias cercanas a la muerte, la resurrección de Lázaro. Mejor que la testosterona de Arnold Schwarzenegger o el colágeno de los labios de Pamela Anderson. Mejor que Woodstock y las raves más orgásmicas... Mejor que las drogas del Marqués de SadeArthur RimbaudJim Morrison y Castaneda. Mejor que la libertad... Mejor que la vida

domingo, julio 6



Ya sabéis lo que dicen de las buenas historias, nunca se recuerda como empiezan, y tampoco se sabe el final, básicamente, porque no acaban. "Nada es para siempre, y el nunca no existe" suelen decir, pero tengo la excepción que confirma la regla.
No se como empezó, pero se a ciencia cierta que no acabará.
Los niños empiezan con chapas, jugando al `pilla pilla´, un poquito de fútbol, escondite...Sobre todo eso, se escondió. Se escondió debajo de las piedras hasta que lo encontré con 16 años. Cerré los ojos y todo se paró. Sin mirarlo sabía que mi alma gemela estaba justo delante de mi, a un paso; paso que di sin pensar ni dos segundos.
Hoy, día 6 de julio de 2014, me gustaría recordar lo que fue el 6 de julio de 2013 para mí. Le hice la mejor sorpresa que se le puede hacer a un amigo por su mayoría de edad, y lo mejor de todo, es que yo disfrute el triple que él. Solo con mirarle la cara fui feliz durante todo lo que quedaba de verano. Era él, en estado puro, apunto de saltarte las lágrimas y sin parar la locura que le había recorrido la mente siempre que pensaba en que cabía la posibilidad de ir a torrevieja. 
¿Cómo puede ser que la sonrisa de una persona te haga tan feliz? Tan sencillo como entender el concepto de amistad, y saber que daría incluso la vida por este chico. Porque se que pocas personas podrían ser como él, pensar como él, o tener los mismos detalles que tiene él. 
No le pido al cielo que lo mantenga a mi lado porque se que yo misma puedo hacerlo, porque prometo que voy a estar en su boda, en su divorcio, en sus 60 cumpleaños y en su funeral. Lo sé, lo de funeral lo podría haber omitido, pero es cierto, estaré ahí para recordar al mundo quién fue él y como cambio mi vida. 
Dicen que hay gente que pasa por tu vida y deja una gran huella, pero, este chico con sonrisa imparable, no tiene ese plan. Él ha venido para quedarse, y para enseñarte que reírse es la mejor solución a todo, que el alcohol ahoga todas las penas y más si es con buena compañía.


En mi vida, no hay mal que 100 años dure, ¿y sabéis la razón? Porque esta él.


jueves, junio 26


Creo en el reggae como una forma de vida. Como una forma de sentir. Una forma de ser. Una forma diferente de ver el día a día. Una forma increíble de pasar las horas. 

domingo, junio 22

"Escribo frases tristes, frases que me determinan, frases largas, cortas y otras que al cantar me animan. Frunzo el ceño y siento el miedo en el intento de ser yo. Un barco a la deriva rumbo hacia un mundo mejor. Cuando las cosas aparentan ser mejor de lo que son, en un compás soy libre y siento el viento del color de la razón. Soy carne de cañón, un preso entre barrotes.
En este invierno que me mata y me delata entre tu piel.
Regala una sonrisa a mi mirada, regálale un recuerdo en forma de caricia con pocas palabras.
Hemos reído, hemos llorado, hemos sentido, hemos vivido y revivido en el intento buscando un final feliz. Hemos luchado, hemos cumplido, hemos sentido que hemos sido dos almas gemelas a punto de partir. Con una pena que me quema nunca entenderá el poema, si no escuchas los latidos del latir de tu existir. Escucha el viento, se oyen lamentos, ahora es momento de cambiar. 
Volvamos a empezar como hace tiempo, no dejes que las sombras vengan y hundan nuestro tiempo. Es condición, partamos juntos en el barco hacia un lugar mejor, luchemos juntos contra el muro de la gran lamentación.
 Seamos dos, dos pétalos de rosa, seamos la ceniza de aquella piedra preciosa. Dos protagonistas de una historia tan hermosa. Regálame, ahora mírame y convénceme"
                                                     

                                                                                                                              -green valley

miércoles, junio 18

Llegué siendo una persona, 
pero me voy siendo otra.

Soy de la clase de personas que no cambian con el tiempo, o bueno, mejor dicho, lo era. Estos últimos meses he sido todo lo contrario, y lo mejor de todo, es que no lo esperaba.
Esperaba algo diferente, y de hecho lo ha sido, pero no pensaba que fuera tan increíble. Me he convertido en quién esperaba, en quién añoraba, en quién decidí ser hace un par de años, y no me ha costado ningún cambio de mentalidad. Sigo pensando exactamente lo mismo que antes de llegar a estas cuatro paredes en las que he pasado tantas horas encerrada. Sigo pensando en que la cantidad de cosas que nos quedan por descubrir es una suerte que el destino decide darnos cada día. Sigo pensando que el esfuerzo es un modo de vida, pero que el talento es una cosa con la que se nace. ¿Quién hace una batalla de gallos como Eminem en el final de 8 millas? ¿Quién chuta como Messi? ¿Quién irradia más felicidad que Bob Marley en sus tiempos? Supongo que sabréis la respuesta. 
He aprendido a querer cada rincón, cada risa, cada cara nueva, cada fiesta, y cada cubata; que parece de coña, pero el ron con buena compañía no lo cambiaría ni por todo el oro del globo, como diría mi gran ídolo Rayden. 

martes, mayo 20


"La vida es lo bonita que tu quieres que sea"
quédate con lo bueno, lo malo solo deja mal sabor de boca



viernes, mayo 2

Supongo que al principio fueron tus ojos cielo y los míos tierra, y los dos niños de primavera y viaje, que los dos cosechábamos hierba de paisaje y mar manchando sábanas y encontrando calor. Supongo que después fue el refugio de manos agarradas como si el futuro y todo eso que se supone ya sabes pero nunca nadie y sin embargo, lo que más he echado de menos desde la huida (cuando yo suponía ciudades donde uno pudiera derrumbarse de alcohol y tú y yo no existiéramos) ha sido tu voz caricia y tu voz perdón, tu voz de sílabas y musicales abanicando el silencio estremecedor de este horror a solas, de este quién soy a cuestas, de este voy a andar hasta la última piedra o correr hasta reventarme, de este impuesto cansancio de ojeras que ha sido el desnudo y la vergüenza del error repetido y ninguna respuesta, soy lo que soy y aquí estoy, otra vez, buscándote.


-entre putos supensivos

miércoles, abril 30

-Mejor cuidar lo que tienes, 
nada quedará, te marcharás como vienes-




martes, abril 29

Recuérdame como el mejor momento de tus días.
Recuérdame como ese beso inesperado.
Recuérdame como el lunar que nunca nadie te había encontrado.
Recuérdame como la manía que te describe.
Recuérdame como ese cielo que pisan los valientes.
Recuérdame como caricias en tu espalda en invierno.
Recuérdame como un helado de vainilla en verano.
Recuérdame como el cigarro de la suerte.
Recuérdame como la mirada que te cambia la vida.
Recuérdame como un roce de mejillas impredecible.
Recuérdame como ir a 200 por hora en la autopista.
Recuérdame como el mejor baño de espuma.
Recuérdame como el edredón que necesitas después de una gran fiesta.
Recuérdame como la sonrisa más preciosa del universo.
Recuérdame como el detalle que faltaba.
Recuérdame como esos mordiscos de enamorados en la nuca.
Recuérdame como el escalofrío que te recorre todo el cuerpo.
Recuérdame como el desayuno que te llevan a la cama.
Recuérdame como saltar desde cualquier altura hacia la nada.
Recuérdame como las personas que sueñan enamorarse.
Recuérdame como alguien irremplazable

                                                                                           -Pero, recuérdame.

lunes, abril 28

sábado, abril 26

Te escribo a la luz de la luna,
orilla de una duna de arena del fondo del mar.
Como la que deja la espuma,
yacía mi pluma,

por los que olvidaron amar. 
Yo era un poeta sin fortuna, 
tu la inoportuna mujer que quise desnudar. 
Ardía entre cantos de cuna mi alma lobuna, 
pues ya no me se enamorar.