Dedicado a las personas que son conscientes de que el arte, la poesía, la música y las letras, son los sentimientos que despiertan el alma. A los locos. A los maniáticos. A los perdidos. A los desordenados. A los cobardes. A los distantes. A los inquietos e inquietantes. A los hiperactivos. A los amantes de la Paulaner. A los que surfean. A los desconocidos. A los risueños. A los imaginativos. A los amantes del cine. A los refugiados. A los que odian el queso. A los imperfectos. A los que odian las normas y se salen de lo cotidiano.

Yo también soy una de vosotros.

martes, mayo 28

video
No hay forma de describir todo lo que me gusta de ti. Mira que lo he intentado veces, pero siempre hay algo que me dejo. O algo nuevo que aparece al día siguiente. Me encanta que seas una caja de sorpresas. Y que cada día descubra una cosa nueva de ti. Una cosa nueva de la que enamorarme.
Dicen que enamorarse no es más o menos, simplemente estás o no estás enamorado. Pero te prometo que yo cada día me enamoro de una cosa nueva de ti. De tu forma de reírte cuando nos cabreamos. De tu forma de ser calzón. De tu forma de asustarte por cosas que prometo que nunca pasaran. Y lo prometo doblando el labio. No tengo nada de que arrepentirme contigo. Bueno, hay algo que si: no haber ido a esa guardería y haber conocido al hombre de mi vida cuando tenía dos años. Pero, al menos eso ha servido para equivocarme durante 17 años y haberme dado cuenta de que esperaba a alguien como tú. Alguien que con sus más y sus menos, más de lo primero que de lo segundo, me complete. ¿Cómo lo haces? La verdad que no lo sé. Pero tienes esa receta, esa receta perfecta para conquistarme con una única mirada. Joder. ¡Que mis días cambian cuando sé que te tengo a mi lado! Y que no me doy cuenta a veces de la suerte que tengo por tener a alguien que daría todo por mi al igual que yo lo daría todo por ese alguien. Que prometo llevarte el desayuno a la cama, plancharte las camisas, ordenártelas por colores, y cuidarte aunque no te guste. Preocuparme por ti. Jugar al poker contigo y con tus amigos siempre con un whisky al lado, eso sí, con más redbull que whisky porque tendrás que aguantar toda la noche despierto. Espero que no tenga que explicarte esa última frase. Quiero mexicanos para llevar, y gofres para merendar. Quiero que en cada lugar del mundo sepas que yo, esté donde esté, voy a estar echándote de menos. Me cago en la puta, qué perfecto es estar enamorado. Que bonito es echar de menos cuando sabes que solo te separa una calle, o que incluso, te separa menos de un centímetro porque toda tu cama huele a él. O porque toda tu boca sabe a su boca. O porque tienes su colonia clavada en la mente, y sabrías reconocerla a kilómetros. Que sí, que lo sé, que tu memoria falla y que la mía es de las más privilegiadas por poder recordar cada paso que das, pero sé que me recuerdas y espero que lo hagas siempre. También espero que me aguantes, que aguantes mis chillidos y mis cabreos, y mi carácter -aunque ya sabes que contigo es mucho más sereno que con los demás-. Que espero que me beses cada vez que gruña, y que me abraces cada vez que vaya a hacer alguna locura. Porque yo solo soy locura contigo mi vida, y sabes que solo sería capaz de tirarme con paracaídas si es contigo.
Gracias por ser uno entre un millón, o, me entrevería a decir, único en el mundo. Y gracias por elegirme a mi- Tu apuesta puede que sea de las más arriesgadas, pero te aseguro que no la pierdes ni hoy, ni dentro de 100 años. Para siempre.

Juntos.

Puede que tengamos que memorizar muchos techos, muchos bares en nuestra larga calle, puede que seamos un poco el rico de la película o el cantante, puede que tengamos suerte y puede que no, puede que hagamos trampa al correr por el paseo del puerto, o incluso puede que no todos nuestros sueños se cumplan. Pero una cosa está clara. Siempre estaremos juntos. Juntos…

Y me he puesto ha pensar en miles de razones para besarte, llevo horas mirando al techo, escuchando gritos en mi cabeza, gritos que un día prohibiste, pero para nada me siento culpable, por mucho que hablemos de esposas. Al final, entre tanto pasillo y beso y ensaimadas en mi esquina preferida de tu cama, he llegado a la misma conclusión de siempre. Eres tan maravillosa, que no me queda otra cosa que tenerte que querer. Como ya dije una vez, embriagadoramente perfecta. Solo para ti mi vida.

sábado, mayo 11


Chica de mis sueños, ¿eres tu?.
Se me hace raro verte desnuda, sin ese mar de metáforas que solía envolverte. Y nunca se me ha dado muy bien escribirte sin ropa. Pero ahora que toda está lavando, necesito hacerlo. Necesito que caiga una lluvia de palabras con las que organizar la locura que se me ha subido a la cabeza, bueno, y a la mesa del comedor y a tu cama y a nuestra azotea, y, en fin, jodido mundo de locos…

Y ahora, mis sueños son recuerdos, y los recuerdos mi presente, y mi presente resume todo mi futuro. Victoria, medicina, Valencia. Por ese orden, exactamente el de tus lunares, que ya que los cuento, los sueño. Que te lo tengo que confesar. Voy camino hacia tu boca y no puedo dejar de pensar en tu forma de acariciarme la espalda. Puede que te suene raro, pero necesito 48 horas de descontrol. Necesito un clímax infinito en el que el orgasmo este a la orden del día, uno de esos que te ponen cachondo solo de pensarlos. Pero aun hay más. Vaya confesión tan sutil, pensarás. Y es que, voy camino hacia tu espalda y no puedo dejar de pensar en la playa, es un atardecer, sin cangrejos, prometido, solo millones de formas de quererte convertidas en granos de arena, bañados en ese mar de metáforas que ahora nos envuelve, locos, y juntos.

jueves, mayo 9


            Amanecer no debe ser tan difícil cuando te encuentras en un punto medio entre cada uno de sus labios. Vivir en primera línea de sus ojos con una hipoteca para toda la vida sin más intereses que los de su jodida y embriagadora sonrisa. Y digo yo, ir a trabajar entre tanta lluvia, o tormenta, no debe ser tan difícil.
Estoy dispuesto a soportar esa brisa de nostalgia que deja al pasar por al lado de la gente y a quedarme, cachondo, mirando las colillas del cenicero del despacho, recordando que, por la noche, no dejamos ni la chusta de los porros que nos habíamos liado a modo de orgasmo. Que no hay suficientes tapones en el mundo, que conducir a toda hostia y sin prisa es una de las consecuencias de escribir sobre el amor sin tener ni puta idea de cómo dejar adicciones tan fuertes como la de los chitos por la mañana. Que ahora pierdo el sentido por buscar el motivo de perder los sentidos cada vez que se motiva. Y ese es el resumen de sus piernas. Sin saber por qué, y como un loco (por Victoria), no puedo dejar de escribir sobre ellas, intentando escalar con letras cada peldaño de su cuerpo para, una vez llegar a la cima de sus ojos, poder estudiar algo más que los cinco lunares de la esquina de su espalda. Y por esto, me declaro adicto al whisky. Borracho de escribir libros enteros por cada uno de los besos que me ha dado. No quiero adivinar donde será el próximo, y es por eso por lo que cierro los ojos. Mareado de subirme por las paredes dándome de hostias con el techo, cada vez más amigo del suelo. Íntimo, en mi opinión. Y por esto, me declaro adicto al tabaco. “Me fumo” de ganas de ella, del regazo de humo que deja cada vez que se enciende un piti y me pasa el humo como diciendo; “por favor, quítame la ropa”. Y por esto, me declaro adicto a su mirada. No hablen de espadas si no les ha clavado sus ojos de nicotina. Me declaro adicto a sus caricias, a sus mejillas, a sus caras, a su frente y a su vida. En resumen, adicto a ella.

martes, mayo 7

"That I should have bought you flowers and hold your hand
Should have gave you all my hours when I had the chance
Take you to every party cause all you wanted
to do was dance"

lunes, mayo 6

"Bienvenido a mi vida. ¿Estás preparado? Te va a costar seguirme el ritmo. No paro quieta ni un segundo, aunque supongo que eso lo sabías desde el minuto uno cuando me conociste. Te he dejado el cepillo de dientes donde te gusta, justo al lado de tu aftershave de Bulgary, que te lo he comprado para que lo sigas utilizando, sabes que sigo adorando ese olor. Me trae muy buenos recuerdos. He dejado tu colonia de Hugo Boss en la estantería de al lado del espejo, pero no te eches mucha, ya sabes que tus padres lo odian.
En el armario, en la parte derecha, encontrarás todas tus camisas, la rosa, la azul y la blanca están para planchar, no te asustes si no las encuentras. En la parte de la izquierda están las gorras, pero mañana te traeré ventosas para colgarlas en la pared del vestidor. Tus corbatas están en la parte de abajo de ese mismo armario.
¿Qué te apetecía cenar hoy? Suponía que pizza, pero lo siento si no he acertado. Esta haciéndose en el horno, en cuanto suene quítala no se vaya a quemar. ¡Ah, se me olvidaba! Tienes prohibido subir a la terraza de arriba, estoy preparando una sorpresa, así que, ponte a bailar delante del espejo que se que te gusta, yo acabaré en seguida. Ves abriendo las cervezas.
Por último, no te asustes si se apagan las luces y suena 'without you' a todo volumen, seré yo queriendo hacerte el amor"


            Si me rayo, ella está conmigo, si se raya, yo estoy con ella, pase lo que pase, nos protegemos, y eso es así.

            Que no la quiero por lo perfecta que es, ni porque sea preciosa, ni porque me encante su forma de mirar al techo y decir, “me conoces demasiado”. La quiero por lo perfecto que hace mi mundo, por lo precioso que hace cada sueño y por lo bonito que resulta conocerla. Solo puedo decir gracias.

            Gracias por cuatro meses, gracias Altozano, gracias a ese jodido momento en el que te conocí, gracias a los pasillos, a las camas y a las escaleras, gracias a los donuts, gracias a los videos, a las fotos y a las cartas, gracias a tus lunares, gracias a cada vez que me escribes, gracias a las clases con sus pies, gracias a volar, teletransportarse y parar el tiempo, gracias vida, gracias mi vida.

            “El día que dejes de sorprenderme me daré cuenta de que eso mismo es una sorpresa, gracias”



Fumarme la vida llena de droga con sabor a ti.