Dedicado a las personas que son conscientes de que el arte, la poesía, la música y las letras, son los sentimientos que despiertan el alma. A los locos. A los maniáticos. A los perdidos. A los desordenados. A los cobardes. A los distantes. A los inquietos e inquietantes. A los hiperactivos. A los amantes de la Paulaner. A los que surfean. A los desconocidos. A los risueños. A los imaginativos. A los amantes del cine. A los refugiados. A los que odian el queso. A los imperfectos. A los que odian las normas y se salen de lo cotidiano.

Yo también soy una de vosotros.

jueves, marzo 14

Dile que no le piensas dejar escapar, que las buenas oportunidades solo se presentan una vez.  Tírate encima suya, agárrale fuerte y bésala. No olvides cerrar los ojos, pero cuando los cierres no ignores lo que pasa ahí fuera. Aprende a hacerle dibujos en la yemas de su dedo meñique y a rascarte la nariz para que te lea la mente. Descubre la cantidad de pasillos que te harán subirte por las paredes y la forma de respirar al lado de su oreja. Duerme a escasos milímetros de ella y evita el más mínimo roce permitido. Encuentra cartas en cada árbol y compra donuts para desayunar toda una vida. Intenta dejar de reírte por un par de botones y emborráchate a “barras libres” en el metro. Respira. Y cuando ella expire, róbale el humo como escusa para rozar sus labios. Agarra su mano como si nunca más fueras a tener la oportunidad de hacerlo y quítale su anillo de la suerte, que ya habrá tiempo para buscar el siguiente. Viaja con ella, sueña. Estúdiate todas las posturas en las que se puede usar un labio para decirle algo y abre los ojos otra vez. Ahora dile que la quieres, que, aunque no lo crea, te ha dado el cielo con todas y cada una de las nubes, y que tanto en los días de lluvia como en las noches de estrellas, dan una fiesta en el primero, porque aunque estéis durmiendo en un tercero, “just one last time” puede sonar en cualquier parte.